Día del abogado joven

El pasado 31 de Octubre celebramos el día de los jóvenes Abogados, a punto de alcanzar mi primera década en el ejercicio activo de la profesión, en estos casi diez años de ejercicio debo concluir que la abogacía es una profesión que puede amarse tanto como llegar a odiarse.

Dedicado no sólo a mis jóvenes compañeros, sino a todos los que nos dedicamos a esta maravillosa y apasionante profesión, no olvidemos que no solo debemos cuidar nuestra constante formación, diligencia en nuestras actuaciones profesionales: sino igual o más importante es cuidar nuestra “cuenta bancaria emocional“

Estos seis principios básicos podemos hacerlo extensivo a todas nuestras facetas de la vida:

  1. La confianza: En nosotros mismos, en la relación con nuestros clientes, compañeros, amigos… es el principio básico del que parte cualquier relación humana.
  2. La veracidad: Ser integro, defender al que no está presente, no generar expectativas falsas,  ser veraz con uno mismo.
  3. La comprensión: escuchar activamente, ponernos en el lugar del otro, preocuparnos. Ahora eso si, no confundamos éste con “el chupa sangres del tiempo de terceros” respeta tiempos para ti, para las prioridades.
  4. Compromiso: Comprometerte y cumplir las promesas, y si no puedes hacerlo, busca una respuesta razonable y justificada que el otro pueda comprender.
  5. Disculparse: Si te has equivocado discúlpate de manera sincera, no busques excusas, aprende del error, no somos máquinas perfectas programadas. El error es la mejor fuente del conocimiento.
  6. Expectativas: Que las expectativas de ambos abogado – cliente, sean las mismas. A veces el resultado no dependen de nosotros, no te agobies, en un juicio se puede ganar o perder.

Estos principios básicos, son tan importante como el Memento de Procesal Civil: en esta nuestra profesión agobiante y de gran celeridad. Tan importante es el que pleiteamos 100 euros como el que luchamos por 100.000 euros, ahora nunca debemos olvidar que para poder disfrutarla debemos partir de estos principios. Somos nosotros los profesionales y poniendo en una balanza de la importancia a iguales todos nuestros asuntos, decidiremos cuándo y por donde comenzar a trabajar en la prioridad de los vencimientos e importancia debiendo así explicar y comprometernos con nuestros clientes, poniendo en conjunto las expectativas.

Llevar estos principios a la práctica no solo en el ejercicio de la profesión si no en todos los ámbitos de la vida, supone alcanzar el equilibrio de la capacidad de producir y la producción. Y si algo debemos cuidar nosotros los abogados, es ese equilibrio.

 

 

Cualquier duda sobre temas legales, no dudes en consultarnos en

  • nuestro despacho en Avenida de Torrejón 2, Local 3 – 28860 Paracuellos de Jarama – Madrid
  • Email: administracion@somolinosromero.es
  • Teléfonos: 91 658 29 17 / 675 740 131 / 665 932 491 /Fax 91 0514090
Rosa María Somolinos

Abogada del ICAM

Deja tu comentario

3 + 1 =